Golpe a la Implementación Normativa del Acuerdo de Paz

Corte Constitucional Semana

La reciente decisión de la Corte Constitucional que declara inexequibles dos de los literales del Acto Legislativo 001 de 2016, que establece el Fast Track o Vía Rápida en el Congreso, es el revés más grande que ha sufrido el proceso de Implementación del Acuerdo Final desde su firma. Esta decisión genera gran incertidumbre y pone en grave riesgo la posibilidad de cerrar de una vez por todas el ciclo de violencia en el país.

La decisión tumba específicamente los literales H y J del Artículo 1 que establecían que “Los proyectos de ley de acto legislativo solo podrán tener modificaciones siempre que se ajusten al contenido del Acuerdo Final y que cuenten con el aval previo del Gobierno nacional” y “En la comisión y las plenarias de decidirá sobre la totalidad de cada proyecto, con las modificaciones avaladas por el Gobierno Nacional, en una sola votación”. El argumento de la Corte se centró en que éstas disposiciones estarían sustituyendo “la separación de poderes y limitan la capacidad deliberativa y decisoria del Congreso”. Este fallo obedece a una demanda de constitucionalidad interpuesta en agosto de 2016 por Iván Duque, Senador del Centro Democrático, con una votación 5 – 3 de la Sala Plena de la Corte Constitucional.

Aunque el Magistrado Antonio José Lizarazo presentó una ponencia que preservaba la integralidad del Fast Track, ésta fue hundida por los votos de los magistrados Iván Escrucería, José Antonio Cepeda, Luis Guillermo Guerrero, Gloria Ortiz y Carlos Bernal, de los cuales sólo los tres últimos son magistrados en propiedad. Llama la atención que el voto de Carlos Bernal, recientemente elegido luego de que fuera ternado por el Gobierno Nacional.

Esto tendrá múltiples efectos en la implementación del Acuerdo de Paz tal, pudiendo afectar el espíritu de su contenido. El primero de ellos, es que se puede dilatar la votación de los Proyectos de Ley que ya no se hará en bloque. El Congreso se configurará en la práctica como un escenario de renegociación en el que el Acuerdo Final se verá sometido a cambios que pueden llegar a desconocer lo logrado en 5 años de negociación. Igualmente, se resta peso a instancias definidas en el Acuerdo como la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación – CSIVI, incumpliendo lo acordado en materia de implementación (Punto 6). Esto se suma a la larga lista de incumplimientos del Gobierno Nacional, que ha demostrado su falta de coordinación e incapacidad para dar cumplimiento a las pocas normas que han logrado aprobarse hasta la fecha.

Lo que hace aún más preocupante esta decisión es su cercanía con el día D+180 y la dejación de armas, pues pone en entredicho la voluntad del Gobierno en el cumplimiento del Acuerdo de Paz en su integralidad. A través de su cuenta en Twitter, Rodrigo Londoño, comandante de las FARC-EP, anunció que los guerrilleros de todas las Zonas Veredales y Puntos de Concentración se encuentran desde hoy en Asamblea Permanente a la espera de lo que pueda pasar.

Con esta decisión hay dos escenarios complicados:

Primero, en la Corte Constitucional aún hay pronunciamientos pendientes frente a aspectos esenciales del Acuerdo Final como la Ley de Amnistía, el Blindaje Jurídico del Acuerdo, la vocería de las FARC-EP en el Congreso, el Estatuto de Oposición, el Marco Legal para la creación del Partido Político de las FARC-EP y la creación de la Justicia Especial para la Paz.

Por otro lado, en el Congreso de la República actualmente están en trámite los proyectos referidos a la creación de las Circunscripciones Especiales de Paz, la Reforma Política, la reglamentación de la Justicia Especial Para la Paz y la Reforma Rural Integral, todos elementos esenciales del proceso de implementación del Acuerdo Final.

Las reacciones ante esta decisión no se han hecho esperar. El Gobierno, en cabeza del Ministro del Interior Juan Fernando Cristo, ha intentado minimizar el alcance de la decisión al afirmar que no se van a dar mayores cambios en el Fast Track, mientras los detractores del Acuerdo de Paz celebran la decisión. Se espera un pronunciamiento oficial de las FARC-EP sobre el tema.

Urge rodear el proceso de implementación del Acuerdo de Paz, no podemos perder la oportunidad histórica de cambiar el rumbo del país. La paz es de los y las colombianas.